Inicio > Actualidad Ambiental > Conga dice que con reservorios habrá más agua; cajamarquinos no le creen

Conga dice que con reservorios habrá más agua; cajamarquinos no le creen

Opositores al proyecto minero aseguran que se perderán acuíferos en toda la cuenca. En Yanacocha afirman que habrá agua de sobra con el reservorio.

Quienes han elaborado el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto minero Conga afirman que con el trasvase de aguas de las  lagunas naturales hacia reservorios artificiales no se perjudicará a los pobladores de la zona  ni  a las aves que viven en ese ecosistema, porque estas irán en busca del nuevo depósito del líquido. Vea el Proyecto de Reservorios en Conga

Es que el debate en torno al proyecto de la empresa minera Yanacocha se centra en el problema del agua. Quienes están en contra de la explotación dicen que si se da luz verde a este proyecto se afectará las cuencas de Alto Jadibamba, Chirimayo, Chugurmayo, Chaigualgón y Toromacho ubicadas en las provincias de Celendín, Hualgayoc y Bambamarca. En estas se encuentran las lagunas Azul, Chica, Perol y  Mala, debajo de cuyas superficies se halla el codiciado yacimiento de oro y cobre.

Según el ingeniero Reinhard Seifert, asesor técnico del Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca, en la zona donde se ubican las lagunas hay un sistema de recarga e infiltración de aguas, lo que genera acuíferos compuestos por bofedales y humedales. “Esto se demuestra con la presencia de innumerables manantiales”, afirma el especialista.

Es decir, si desaparecen las lagunas, también desaparecerán el ecosistema y  las filtraciones subterráneas naturales que generan los acuíferos, lo que perjudicará  la actividad agrícola y agropecuaria de la zona, además del desabastecimiento de líquido para las poblaciones.  “Evidentemente, la conservación de las lagunas y humedales es vital para los compesinos de la cuenca alta, media y baja, dado que los dotan del agua suficiente durante la época de sequía”,afirma Reinhard.

La voz de Conga

Frente a los cuestionamientos de los que se oponen al proyecto minero y el trasvase de aguas de las lagunas a reservorios, el ingeniero mecánico y consultor ambiental Roberto Parra señala que no hay ningún sustento técnico serio.

Parra  participó en el Estudio de Impacto Ambiental de Conga realizado por  la consultora internacional Knight Piesold. Argumenta que sí es posible hacer minería en las cabeceras de cuenca. Según  los estudios realizados, las cuatro lagunas que involucran el proyecto tienen una capacidad de 1,4 millones de metros cúbicos –que se llenan con aguas de lluvias y escorrentías–, pero con los tres reservorios a ser construidos la capacidad se incrementará a 3,2 millones de metros cúbicos, lo que beneficiará a los pobladores para sus diferentes actividades productivas.

El ingeniero indica que los estudios determinaron que del 100% de agua que llega a las lagunas casi el 40% se pierde por procesos naturales de evaporación y que solo el 60% está disponible en las quebradas, estas se componen de aguas superficiales y subsuperficiales. “Si se hace un análisis, el 6% es agua subsuperficial y el 54% es superficial. El objetivo del proyecto es gestionar esa agua”, afirma.

Es decir, según el EIA, las lagunas no generan filtraciones considerables que luego afloran en acuíferos, pues su superficie es arcillosa. “Ese material es impermeable, por eso en temporada de sequía la laguna no se seca, si hubiese una cantidad significativa de  filtración no sería una laguna sino un tragaderos. En el caso de los bofedales se va a poder mitigar el posible impacto”, asevera Parra.

Además, el ingeniero señala que los manantiales están ubicados en niveles que están más  abajo de la zona de explotación. Pero también le preguntamos por el ecosistema de las lagunas que será afectado. Parra explica que hay una plan de contingencia para ello y que las propias aves se darán cuenta de que la laguna ya no está y se irán a los reservorios. “Al ave no le interesa si la laguna es artificial”, argumenta.

Las dudas sobre el EIA de Conga

Los críticos del proyecto Conga afirman que su EIA fue aprobado por el ingeniero Felipe Ramírez del Pino, director general de la Dirección de Asuntos Ambientales Mineros, quien fue alto funcionario de minera Yanacocha entre los años 2006 y 2009.

Sin embargo, el ingeniero Roberto Parra señala que Ramírez del Pino se inhibió de ver el EIA, precisamente por su  condición de ex funcionario de Yanacocha.

Ese cuestionamiento ha provocado que los opositores pidan la revisión del EIA, pues no confían en los resultados que sirven de argumento a Conga como sustento para su proyecto.

Otra queja es que a Yanacocha no se le exigió un estudio hidrogeológico detallado, incorporando la explotación minera y los años de sequía. En respuesta, el ingeniero Parra afirma que sí tienen tal estudio y que en él se detallan  los niveles freáticos, dirección de flujos y cuáles serían las direcciones de las posibles filtraciones. Manifiestan que ahora están actualizando el informe.

El ingeniero Parra señala que está analizando el EIA con los técnicos del Ministerio del Medio Ambiente. “Las reuniones han sido positivas y no nos han refutado”, indica.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: