Inicio > Actualidad Ambiental, cambio climático > La importancia de las praderas marinas

La importancia de las praderas marinas

El actual ritmo de pérdida de las plantas marinas, un tesoro sumergido de carbono, equivale a liberar entre un 15 y 25 % de dióxido de carbono derivado de la deforestación de los bosques del planeta, según un estudio científico español.
Y el “stock” de carbono de esta vegetación, acumulado durante miles de años, equivaldría al doble de las emisiones anuales del planeta, ha indicado a la prensa Miguel Ángel Mateo, del Centro de Estudios Avanzados de Blanes (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), que publicará en breve su estudio en Nature.
Mateo, que ha asistido esta semana a unas jornadas del Centro de Cooperación del Mediterráneo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) sobre las Posidonias oceánicas, que poseen el mayor potencial de captación de carbono.
Incluso atrapan más dióxido de carbono -principal gas causante del calentamiento global- que las selvas amazónicas.
Así, un metro cuadrado de este tipo de vegetación acumula entre seis y 35 veces más de CO2 que un bosque tropical.
En este contexto, ha explicado que las posidonias, cuya mayor presencia se circunscribe al Mar Mediterráneo, contienen entre “el 11 y el 89 por ciento de todo el carbono que han emitido los países ribereños mediterráneos desde la revolución industrial”.
“Es una cantidad extraordinaria de carbono acumulado. Y la gran diferencia en la horquilla (11-89 %) obedece a que no se conoce cuánta posidonia hay realmente; falta más ciencia”, ha añadido.
Por tanto, su mayor potencial -más que la captación de carbono- es conservar estos depósitos para evitar un eventual retorno a la atmósfera del carbono que contienen.
“Si quemamos toda la Posidonia, la parte viva y la acumulada, las emisiones que generarían serían equivalentes a dos años de emisiones de planeta”.
En opinión del científico, “medio planeta” estudia hoy la captación de carbono en la vegetación marina, porque se prevé un interés económico.
En este ámbito, el Protocolo de Kioto de lucha contra el cambio climático puso el foco sobre las masas boscosas por su capacidad de sumidero de carbono e instrumentalizó mecanismos para la percepción de pagos a cambio de no talar bosques o deforestar.
Ahora se pretende equiparar este sistema a los ecosistemas marinos y se calcula, según los datos proporcionados por Mateo, que una hectárea de Posidona tiene un valor económico -en términos de carbono acumulado- de entre 60.000 y 230.000 euros.
Aunque, matiza el científico, “solo permitiría que entrase en ese juego las superficies nuevas de posidonia que plantáramos. No quiero que esto sirva de excusa para emitir más” contaminación.
Sin embargo, con las técnicas actualmente disponibles no es posible plantar esta especie.
La conservación de la Posidonea oceánica “está fuera de toda duda, desde el punto de vista del carbono y de los infinitos servicios ambientales que prestan”, ha concluido.
Las jornadas se enmarcan en el proyecto Life +Posidonia Andalucía, que coordina la Consejería de Agricultura y Pesca y Medio Ambiente de la Junta, y en el que participan, además de la UICN, entidades como la Federación Andaluza de Cofradías de Pescadores.

Like this on Facebook

Share on Facebook

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: