Inicio > Actualidad Ambiental, Deforestación > Google ayudará a vigilar la deforestación

Google ayudará a vigilar la deforestación

Google, el gigante estadounidense de Internet, quiere armar a los ecologistas de América del Sur con imágenes de satélite del Amazonas, que facilitarían el combate a la deforestación en la mayor selva del planeta.
El software y las fotografías procedentes de satélite de la plataforma Google Earth permitieron ya a la Organización No Gubernamental (ONG) brasileña Imazon reducir a la mitad el tiempo para emitir una alerta de deforestación y degradación de la Amazonia brasileña.
“El desafío ahora es transferir a otros países la tecnología y la experiencia desarrollada con Google en Brasil”, dijo el coordinador del Sistema de Alerta de Deforestación de Imazon en la ciudad amazónica de Belém, Carlos Souza Jr, en el norte de Brasil.
La herramienta de análisis basada en Google Earth Engine, una versión para científicos del popular servicio online de fotos de satélite de la Tierra, podría ser exportada antes de final de 2012 a Colombia, Ecuador, Venezuela y otros países donde buscadores de oro, madereros, ganaderos y granjeros están devorando pedazos de la Amazonia.
“Además de acelerar el acceso a la información, habrá un nuevo nivel de transparencia sobre lo que está ocurriendo y eso puede fortalecer la aplicación de la ley”, dijo la gerente de Google Earth Outreach, Rebecca Moore, que trabaja en una unidad de Google asociada con la ONG, en una entrevista telefónica desde Mountain View, en California.
En Brasil, cientos de teléfonos avanzados con Google Android están permitiendo a activistas e indígenas controlar los recursos naturales de la Amazonia y denunciar la tala de árboles para expandir la ganadería y los cultivos de soja.
Según datos oficiales publicados este mes, 2.049 kilómetros cuadrados de bosque fueron talados ilegalmente en la Amazonia brasileña en los últimos 12 meses, un 23 por ciento menos que el año anterior.
Pero los ecologistas temen un retroceso en las políticas ambientales a medida que la mayor economía de América Latina mira a la Amazonia como fuente de energía y alimentos para sostener su crecimiento.
Brasil alberga un 60 por ciento de la Amazonia, una selva de unos 5,5 millones de kilómetros cuadrados, dos veces el tamaño de Argentina, que comparte con Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela.
Y en muchos de esos países, el sistema basado en Google Earth revolucionaría la vigilancia de la selva.
“El impacto va a ser grande, porque la mayoría no tiene monitorización. Hasta ahora cada quien trabaja a su manera y es imposible sistematizar la información”, dijo el investigador del Instituto Socioambiental en Sao Paulo, Cicero Augusto, quien coordina una red de ONG ambientalistas de varios países de la cuenca del río Amazonas.
“Cada uno de esos países va a poder procesar las imágenes online con las mismas herramientas en la nube de Google”, añadió.
La principal ventaja es acortar el tiempo de análisis. Google Earth Engine automatiza el estudio y la comparación de las imágenes usando un banco de datos que se remonta a 40 años atrás.
“Al acelerar el análisis se podrán salvar más hectáreas de selva cada mes”, dijo Moore, de Google.
El uso de Google Earth para preservar la Amazonia brasileña comenzó en el 2007, cuando el jefe de la tribu Paiter Surui en el estado de Rondonia golpeó las puertas de la empresa en busca de ayuda porque, según dijo, ya no lograba defender sus tierras con el arco y la flecha.
El cacique Almir Suruí, cuyo pueblo entró en contacto con el mundo exterior en 1969, utilizó teléfonos entregados por Google para inventariar árboles y colgar un mapa de su cultura en Google Earth. Ahora busca meterse en el mercado de los créditos de carbono para aprovechar el valor financiero de la preservación de su territorio de 32.000 hectáreas.
Google ayudará a otras dos tribus brasileñas a calcular el dióxido de carbono ahorrado mediante la conservación de sus bosques, el primer paso para vender créditos a empresas que necesiten compensar sus emisiones. En Brasil, la deforestación es la principal fuente de emisiones de dióxido de carbono.
Moore dice que la experiencia brasileña llamó la atención de algunos indígenas en Nueva Zelanda e Indonesia. “Ellos también quieren ponerse en el mapa”, dijo.
Vista desde la cámara de un satélite a unos 700 kilómetros de altura, América del Sur es cada vez menos verde.
Una secuencia de fotografías de la última década muestra como la alfombra verde de la Amazonia brasileña se fue salpicando de manchas amarillas, reflejo de las áreas taladas.
Otras imágenes recogidas por satélites de la NASA detectaron en junio señales de una acelerada deforestación también en Colombia y Ecuador, según el sitio ambientalista Mongabay.com.
Preocupadas por la situación en países donde la deforestación tiene menos visibilidad que en Brasil, una decena de ONG de Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela comenzaron a entrenar a sus investigadores con los nuevos instrumentos del Imazon y Google Earth.
“Todo está automatizado y alojado en la nube de Google. Basta con abrir el navegador de Internet para tener acceso a todos los datos de Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela…”, dijo Moore, de Google Earth Outreach.

Like this on Facebook

Share on Facebook

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: